lunes, 25 de julio de 2016

Testimonio: El pueblo dice que el único diálogo es salir del Nicolás (video).

Nuestras camaradas recogen el testimonio de una mujer caraqueña durante la jornada de protesta contra el hambre y el revocatorio. Habla una mujer del pueblo llano, de esas que hacen lo imposible todos los días para llevar comida a su familia, como muchísimas que en todo el país sufren la crisis generada por el gobierno de Maduro.  Dice que el único diálogo es el revocatorio



¡Solo con presión popular lograremos los cambios en el 2016!

¡Salgamos de Maduro!

¡Revocatorio en la calle!

¡El diálogo es el revocatorio!

jueves, 7 de julio de 2016

Solo con una firme presión popular el cambio será este año

El Gobierno de Maduro persiste en su empeño de impedir la consulta popular para revocar este desastre en que han convertido a Venezuela. Usando el chantaje, la represión, la mentira, la amenaza y la violación abierta de las leyes y de la Constitución, quieren negar el derecho que tiene el pueblo de mandar al basurero de la historia a la más grande estafa cometida en su contra.

El pueblo venezolano no aguanta más tanta destrucción, tanta agresión, tanta hambre, tanta miseria, tanta pobreza, tanta inseguridad, tanta impunidad, todas ellas peores a si estuviéramos en una guerra sin cuartel. Salir lo más rápido posible del nefasto Gobierno de Maduro es imprescindible para comenzar a atender esta catástrofe social, económica y política. Se trata de una cuestión de supervivencia no sólo para la población mayoritaria que hoy sufre todas estas penurias, sino también para nuestra condición de república independiente y soberana, para la existencia de una verdadera democracia que estimule el protagonismo social, que aúpe la autonomía popular y que respete el poder de las bases de la sociedad.

Bandera Roja convoca a todos los ciudadanos de buena voluntad, más allá de ideologías e inclinaciones partidistas, a impulsar un gran movimiento asambleístico Nacional organizado (MANO) que se convierta en la fuerza fundamental para impulsar y apalancar el referendo revocatorio en 2016. Que a su vez sea la base de la reconstrucción nacional para plasmar en la realidad los deseos de que el cambio de Gobierno también sea un cambio de régimen que apuntale la producción nacional, que dignifique el trabajo, los salarios y los sueldos, que valore el estudio, la investigación y la laboriosidad, que promueva una nueva ética del esfuerzo y la probidad, en fin, que la construcción de una nueva democracia vaya aparejada con la prosperidad y el bienestar de las mayorías nacionales.

Ni siquiera los sectores vacilantes y conciliadores que anidan en la oposición podrán torcer la decisión y la fuerza de un pueblo decidido a cambiar. El único diálogo posible hoy es el que pueda ahorrarnos más sangre y más tragedia en nuestro afán para salir de Maduro. No caben aquí cálculos partidistas o individualistas para tomar una mejor tajada en las nuevas circunstancias. Hace falta una dirección política que tenga el aliento histórico y la fuerza moral para desmontar este régimen militarista y autoritario. El cambio tiene que ser civil y civilista.

El impulso de asambleas populares, asambleas de ciudadanos, asambleas obreras y estudiantiles, de maestros, profesores, médicos, ingenieros, pobladores, etcétera, es lo que puede permitir no sólo enfrentar exitosamente las barbaridades de este Gobierno decadente, sino también prepararnos en el conocimiento profundo de la grave crisis que nos sacude y elevar nuestra disposición a asumir los retos que nos exige la necesaria transformación de esta dramática realidad.

Entretanto, tenemos la obligación de canalizar positivamente la gigantesca pro-testa espontánea que nuestro pueblo hoy despliega valientemente contra el hambre y la inseguridad, por trabajo decente y salarios dignos, por salud y educación. Llamamos a los sindicatos, gremios, asociaciones y consejos comunales, federaciones estudiantiles y gremios profesionales, a aunar esfuerzos en la realización de una gran Marcha contra la Hambruna y por el Derecho a la Vida que detenga el paquete hambreador del Gobierno.

Pese a las constantes tretas y obstáculos del oficialismo, culminar los pasos para realizar el revocatorio en 2016 no será algo extraordinario si asumimos el cambio de gobierno con la amplitud y grandeza de una gesta de carácter histórico, sin sectarismos y sin mezquindades. Son sólo en unas cúpulas mafiosas donde debemos concentrar el fuego de la crítica.

¡Basta de hambre y represión!
¡Basta de Nicolás!
¡REVOCATORIO YA!


Por la dirección nacional de Bandera Roja
Gabriel Puerta Aponte / Secretario General
Carlos Hermoso / Secretario General Adjunto


DALE CLICK AL AUDIO o al VIDEO


miércoles, 6 de julio de 2016

La UJR Monagas desde los barrios de Maturín: Es momento de organizarse y luchar junto al pueblo

Dirigentes de la UJR Monagas en
los barrios de Maturín
La crisis económica, política y social venezolana se agudiza minuto a minuto y las nefastas consecuencias que provoca tienden a profundizarse, hasta el punto de superar cualquier límite preestablecido y vernos en la necesidad de declararnos en emergencia y solicitar ayuda humanitaria de otras naciones, buscando atenuar la grave situación de hambruna e insalubridad que vive el pueblo venezolano. La necesidad pasó a ser la orden del día.


Así lo plantean Mauro Sabolla y Nabil Cañas Secretario General y Secretario General Adjunto de la Unión de Jóvenes Revolucionarios, juventud del Partido Bandera Roja, respectivamente, en compañía de los Miembros del Consejo Comunal y la Comunidad de Las Piñas de la Parroquia Boquerón. 


Denuncian la negligencia, la exclusión y el sectarismo en la distribución de las bolsas de comida por parte de quienes dirigen los llamados CLAP. “Los CLAP son usados como mecanismo de control y de abuso para favorecer en la venta de las bolsas de comida a quienes militan en el PSUV. Mientras el pueblo muere de hambre por culpa de un gobierno inepto, indolente y autoritario, estos señores juegan con las necesidades más sentidas de la gente. La mentiras y la hipocresía de este gobierno han quedado al descubierto, reprimen a la gente que protesta en las calles ante los gravísimos problemas que hoy vive el país" sostuvo el dirigente juvenil Mauro Sabolla”


“Estamos ante el descalabro más grande que ha vivido nuestra nación. La destrucción del aparato productivo a su máxima expresión, la corrupción y el derroche de la fortuna petrolera, la entrega de nuestra soberanía a potencias imperialistas, la insuficiencia de los centros de salud, la escasez y desaparición de productos de la canasta básica, la degradación de nuestras instituciones educativas, la hambruna desatada en todos los hogares venezolanos son consecuencias de la política gubernamental antipopular y antiobrera que nada tiene de revolucionaria y menos socialista. Todo esto ha provocado el descontento generalizado de las masas y sectores populares, en su mayoría aquellos que eran afectos al gobierno de turno. Este descontento se expresa cotidianamente con protestas sociales por comida que ha llevado a saqueos de establecimientos. Lo que hay es hambre en nuestro país y en nuestro estado", agregan los dirigentes.

Denuncian que la distribución de las bolsas de comida la hacen cada 2 meses en los sectores de Las Piñas, Palo Seco y zonas aledañas en vez cada 15 días, poniendo en "jaque" la alimentación de la población, especialmente la de los niños y ancianos. Exigen que quienes dirgen los CLAP dejen la mentira y cumplan con lo anunciado: distribuir la comida quincenalmente y con suficientes artículos;. Asimismo exigen que cese la represión contra el pueblo y la criminalización de la protesta.

Por último plantean que solo con la organización popular a través de las Asambleas Populares, autónomas, sin injerencia del gobierno ni de cúpulas partidistas, podrán constituirse un poder de base, un verdadero poder popular para impulsar los cambios que el pueblo anhela y enrumbarse hacia la reconstrucción nacional.

sábado, 2 de julio de 2016

Declaración del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez: Repudiamos la represión al movimiento magisterial en México.

El gobierno mexicano impone a fuerza de balas la reforma educativa. Llamamos al magisterio venezolano a elevar nuestra voz de protesta y a manifestar su solidaridad

Expresamos nuestra absoluta solidaridad a la lucha que hoy libra el magisterio mexicano contra la reforma educativa que abre las puertas a la privatización y elimina la educación popular. Pero además manifestamos nuestra mayor repulsión y condena a la brutal represión del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que deja como saldo 13 muertos, decenas de educadores heridos y detenidos, quienes protestaban el 19 de junio 2016 en Nochixtlán de Oaxaca contra dicha reforma educativa. Desde Venezuela decimos que un gobierno que practica la violencia contra los educadores y su pueblo merece nuestro total repudio. Solo en las dictaduras se contesta con balas a las protestas populares.

La lucha del magisterio mexicano merece nuestra atención, de allí que hacemos algunas consideraciones:

1. Desde hace mucho tiempo el magisterio mexicano viene dando diversas luchas contra las reformas educativas que los gobiernos de México impusieron sin tomar en cuenta la opinión de especialistas, docentes y ni del pueblo. Lo que sucedió esta vez en Oaxaca es expresión de la rebeldía magisterial por la aplicación de una reforma que constriñe los derechos y la estabilidad laboral de los profesionales de la educación. Esta reforma no entiende a la educación como una política de Estado pues minimiza su papel en los ámbitos de la dirección, evaluación, control profesional y el financiamiento de la educación.

2. En 1998 el sector de educación básica de México venía siendo impactado por el Tratado de Libre Comercio. La principal medida del mismo fue la descentralización educativa, mediante la cual se trasladó la administración de la educación primaria, secundaria y normal a los gobiernos estatales. El objetivo que estaba a la zaga era limitar la responsabilidad del gobierno federal (gobierno central) del financiamiento de la educación y trasladárselo a los gobiernos estatales y municipales, pero también trasladar a los padres de familia y a las comunidades la responsabilidad del mantenimiento de las escuelas e instituciones educativas. En 2001 el magisterio mexicano venía siendo víctima de la aplicación de una política de flexibilización laboral, trayendo consecuencias nefastas en la lucha por conquistar un salario decente, la formación y el mejoramiento académico del docente.

3. La reforma educativa que rechaza el magisterio mexicano tiene una concepción privatizadora de la educación. La parentocracia o la educación societaria (política del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial) ronda por América Latina reduciendo el papel de los Estadosen el financiamiento y atención de la educación de los pueblos. Lo que la reforma presenta como “autonomía de gestión”, no es más que generalizar la autonomía financiera, trasladar la dirección y gestión de los establecimientos educativos a la comunidad educativa. Para este 2016 el gobierno mexicano redujo en 3 mil 660 millones el presupuesto de la Secretaría de Educación Pública, lo que representa el incumplimiento del Estado de los Convenios Internacionales suscritos con la UNESCO sobre invertir más en la educación de América Latina y el Caribe.

4. La reforma educativa que impugna el magisterio mexicano plantea nuevas formas de control del trabajo del maestro e implementa medidas que acaban con la estabilidad laboral. 

5. Esta reforma educativa responde al modelo neoliberal que se viene aplicando en el mundo por las potencias económicas para profundizar su poderío y control. La experiencia en la aplicación de este modelo en el sector educativo en los países de América Latina ha evidenciado un fracaso rotundo, expresado en la baja calidad de la educación y cierre de escuelas, entre otros indicadore. Esos son también los resultados de la experiencia en Nicaragua, Salvador, Guatemala, Honduras. Cabe mencionar que en Venezuela se vienen dando pasos agigantados sobre los cambios de la normativa dentro de un supuesto proceso de transición que lo señala la propia Ley Orgánica de Educación aprobada en el 2009. Las categorías que ya se manejan como "corresponsabilidad" y la utilización manipulada de la “participación protagónica del pueblo” nos indican que en Venezuela se aplica a cuenta gotas la política que hoy el magisterio mexicano protesta. 

Por eso, estamos con el magisterio mexicano, nos hacemos solidarios con sus luchas, que son las mismas luchas de los pueblos que quieren libertad. Defender la soberanía de los pueblos es defender con pasión y convicción la educación democrática y libertaria. 



Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

Día de la ira en Valera

El siguiente relato da cuenta de la conducta realmente valiente y revolucionaria de nuestros dirigentes y militantes frente a la represión desatada contra la protesta estudiantil y popular acaecida el día 7 de junio de 2016 en Valera, estado Trujillo. También, muestra cómo el pueblo valerano enfrentó al fascismo del Gobierno regional y sus "colectivos", que actuaron como los "camisas pardas" de la Italia de Mussolini .

La conducta popular y de la vanguardia en Valera son ejemplos de la disposición de enfrentar a un régimen que nada tiene de revolucionario ni de socialista. Esa será la conducta que tendrá el pueblo venezolano si el Nicolás Maduro y sus mafias insisten en cercenar el derecho constitucional de revocarlo. Y al frente estará, como siempre, la militancia de Bandera Roja y la Unión de Jóvenes Revolucionarios.


Son aproximadamente las 11:30 de la mañana del martes 7 de junio de 2016, cuando Alejandro es perseguido por unidades de la policía del estado Trujillo y luego derribado con un perdigón grueso que impacta en la pierna. Gracias a cierta destreza adquirida en el trajinar del entrenamiento físico en artes marciales, cae en posición de guardia y acto seguido, dos policías intentan detenerlo: el primero es rechazado desde el piso por Alejandro, lo que le significa otra descarga más de perdigones a corta distancia. Aún sin entregarse, continúan forcejeando con él las hienas hambrientas que ya llegan a cuatro. Un quinto, ante la posición del camarada, irreductible en la lucha, le propina un culatazo de escopeta en el cráneo. El impacto inmediatamente hace aflorar la sangre pero le impulsa más bravura. Al levantarse, se hizo necesario un segundo impacto en la cabeza para que entre los cuatro animales pudieran reducirlo y detenerlo.

Alejandro, sin perder el conocimiento, es aprehendido y trasladado, solo y herido, a la unidad motorizada de la policía donde es amenazado con un traslado al SEBIN, mientras el “oficial” de guardia continúa golpeándolo. Sin curar las heridas, con un profuso sangrado y estando aún consciente, es amenazado permanentemente hasta que, sin explicarle nada, lo “encapuchan” con su propia franela, llena de sangre. Ante la mirada de la madre de su novia ─quien afortunadamente montó guardia frente a la delegación policial─ es trasladado a la comandancia municipal n° 20 y de allí llevado a la emergencia del hospital de Valera, donde no fue atendido por la médico de guardia ya que alegaba que debería estar un familiar con él. Ante esta actitud, los policías que lo llevaron decían que no iban a llamar a familiares ya que consideraban que el herido era de "alta peligrosidad" y debía ser traslado a Caracas. La doctora del centro asistencial, al hablar con los familiares que estaban buscándolo desde ya hacía cuatro horas, les indica que debían haber llevado al muchacho ─que aguantó como un torito porque llegó a propio pie y callado─ a un CDI de cubanos, donde al final fue encontrado por sus familiares. El médico que lo atendió, un cubano, increpó a los funcionarios policiales acerca del estado del paciente, quien aún emanaba mucha sangre de las heridas que suturaron con un total de 20 puntadas externas y algunas internas, la segunda herida hizo visible una parte del cráneo, y a pesar de la negativa de la comisión policial, el doctor exigió hacerle placas radiográficas que solo dejaron ver a sus padres luego de un conjunto de discusiones y amenazas. Alejandro, una vez recibidas las “curas de emergencia”, cinco horas después, es retornado a la comandancia, donde algún funcionario de peso lo entrega a sus familiares bajo el condicionamiento de que se diga que “nunca estuvo detenido".

En esas mismas horas, en plena avenida Bolívar, su hermana comparte lucha en plena calle con una obrera de un local comercial aledaño de la zona, parada frente a la unidad de la Brigada Especial de la policía, bloqueando la marcha de la misma y protestando porque intentaba trasladar a unos cuantos detenidos que fueron capturados por civiles armados y entregados a la policía. En un momento de tensión y al verse rodeados por cada vez más personas; ante la negativa de las chamas de quitarse del medio, los de la brigada piden respaldo. Entretanto, miembros del colectivo oficialista “4 de Febrero” intentan secuestrar a la camarada, montándola en una moto, pero un amigo ─exmilitante de Bandera Roja─ en la inmediatez del caso y a pesar de estar hoy en otra acera política, interviene y enfrenta a las hienas hasta que llega nuestro respaldo.

Paralelamente, otro camarada es herido en la avenida 4 de Valera. Los colectivos allí fueron alevosa y especialmente crueles, llenaron de plomo varias paredes y el compa recibe un tiro en el brazo izquierdo. En medio de la agresión, otro camarada recoge al compa herido y al moverse, se incrustan en la pared tres disparos más donde ellos estaban cobijados. Fue trasladado al seguro social y a pesar de lo público y notorio, no llegó ningún fiscal ni cuerpo policial a formalizar investigación alguna. 

De allí mismo la vinculación con la gente del barrio permitió a otro compañero salir bien librado. Capturado dentro de una casa de vecinos, es encañonado por dos hienas de civil que se lo entregan a la policía, y es bajado del cerro de la avenida 4. Se lo iban a entregar a los colectivos para que lo golpearan. Allí uno de esos individuos lo reclama como una “culebra”, para ajustar cuentas, y se lo dan para que luego de inmovilizarlo, lo traslade a "matar la culebra” junto con otros. En el camino se quita la máscara y le da una franela, y le dice “tranquilo pana, yo lo conozco, pírese que todo está bien y me debe un favor”. 

Otro compañero también recibe en la refriega seguida un fuerte golpe en la cabeza con un casco por parte de dos guardias nacionales que intentan detenerle. Le dan en la frente y él sigue pa´lante. Una vez en la casa de seguridad acordada, los continuos vómitos y una baja de tensión hicieron necesaria atención médica, hasta que llevado a una clínica cercana. Inmediatamente los colectivos se presentaron y atracaron a todos los presentes, pero afortunadamente nuestro compañero logró ser atendido y protegido por los médicos y no fue capturado.

Todo esto en un solo hecho de protesta: UN DÍA DE LA IRA en Valera, que aún al redactar esta nota, no culmina. La protesta estudiantil y popular donde la gente en las colas, los humillados de todos los días con los sorteos de la lotería de la comida participaron, en la que los compañeros sintieron muchísima solidaridad de la gente, en la que mucha gente se incorporó y solo pudo ser controlada con la movilización de más de 150 motorizados civiles sicarios del Gobierno, que no solo hicieron de policías, sino que atracaron y vandalizaron a humildes padres y madres de familia en colas de transporte público y hasta en las zonas de la protesta, orientados por la propia policía y la Guardia Nacional. Asimismo, fueron movilizadas más de seis unidades de transporte de tropa de la GNB, 60 motos y más de 120 policías del estado. Un despliegue técnico-militar de 650 hombres nunca visto en Valera para sofocar protesta alguna.

Nuestros heridos y detenidos son consecuencia directa, elemental y sincera de la disposición de nuestra militancia a estar en la vanguardia de las luchas del pueblo, del arrojo y la valentía de nuestros hombres y mujeres quienes en una situación de represión sostenida y desproporcionada, no se amilanan y avizoran en este presente de lucha, el indiscutible germen del cambio. Debemos empujar y prepararnos aún más, debemos disciplinarnos más y debemos asumir los costos del enfrentamiento en el terreno que sea. 

A pesar de nuestro saldo, quedamos fortalecidos, no solo por la satisfacción de la solidaridad encontrada en la calle y la batalla contra los enemigos del pueblo, contra los farsantes, sino porque en todos los documentos fotográficos, en los videos y en las historias, más de un valerano salió identificado con nosotros, con nuestra disposición y con nuestros argumentos. El ejemplo corrió como pólvora y ahora saben en el país que somos parte de ese cuero seco, que se levanta a diario en Venezuela.

Valera, junio de 2016
Comité Político Regional
Bandera Roja - Trujillo.

viernes, 10 de junio de 2016

Por qué decimos no al paro indefinido en la lucha por la homologación docente en Miranda

Muchos maestros proponen la realización de un PARO Indefinido de actividades escolares como medida de presión para que Maduro pague la homologación.

Efectivamente, el recurso del paro es una medida extrema y una forma de lucha efectiva en un momento determinado del conflicto, en condiciones normales de la lucha sindical. No es miedo, ni ningún subterfugios legal lo que lo nos impide.

Es que no estamos en momentos normales, ni con adversarios racionales. Un paro de actividades escolares en Miranda no presiona al Gobierno nacional, no presiona a Maduro, a este Gobierno lo preocupan cosas más importantes y  de mayor envergadura: su sobrevivencia como poder. Le preocupan las luchas que libra el pueblo en las calles, la escasez y el hambre que generan protestas y estallidos locales, saqueo y trancas, las acciones por el referendo revocatorio, la presión internacional, el descalabro de sus bases de apoyo, les preocupa sobremanera las LUCHAS EN LA CALLE. Para nada le interesa si los maestros mirandinos se van a paro.

En este momento un paro solo afecta a los niños, que tienen como refugio la escuela ante tanta inseguridad, que solo tiene la escuela para llevarse un poco de alimentos y saciar el hambre que se ha extendido en este país; un paro significaría desvincularnos de los padres y representantes, aliados de primera línea, tan necesarios en nuestra lucha. No nos queda sino articular y vincular, solidariamente, el apoyo a nuestros niños con la más firme determinación de continuar las luchas en las calles de Miranda.

A Maduro hay que darle donde más le duele, y lo que más le presiona, hay que darle con todo en la calle y acompañado del pueblo, para que entienda que tiene que pagarle al Magisterio Mirandino su homologación lo más pronto posible, pero para que entienda también, que el país necesita un cambio de rumbo y que él mismo es el principal obstáculo.

Los problemas de los maestros de Miranda no acaba con el pago de la homologación. Debemos seguir acumulando fuerzas y administrando nuestras formas de lucha para los duros tiempos por venir, los maestros debemos ser guía de todo el pueblo en sus luchas por salir del desastre y por la reconstrucción nacional, hacia un país de progreso, bienestar y justicia.

Prof. Marlon Quintero. Dirigente de Sitraenseñanza






jueves, 9 de junio de 2016

¿Cómo comer si La Odisea es hoy por alimentos?

El Estado venezolano institucionaliza el establecimiento de criterios discriminatorios para derechos fundamentales como el de la alimentación, al politizar una distribución de alimentos en medio de una de las peores crisis que vive nuestro país. No se trata del criterio racional donde los niños, adultos mayores y discapacitados son primero, sino que militantes y activistas del partido de Gobierno son primero y en muchos casos los únicos que aplican en este derecho.

El Gobierno no hace una diferenciación entre estructuras políticas de un partido y estructuras institucionales del Estado, haciendo una mezcla en donde las estructuras de funcionamiento político del PSUV las convierte en instancias del Estado, eso son los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que con un descaro e impunidad aventajan la reacción de nuestra sociedad, que a todas estas ya lo ve en términos de lo “normal y cotidiano”, aunque no sea normal que esto suceda, sino normal y cotidiano que este Gobierno sea capaz de cometer estos delitos pública y abiertamente, con el respaldado y aplauso de otros poderes públicos que controla a su antojo.

Esto genera sus consecuencias ¿Cómo hacemos los venezolanos para adquirir los alimentos básicos? Existe una situación ineludible, cada uno de los más de 30 millones de venezolanos debemos comer 3, 2 o al menos 1 vez al día. Alimentarse es una de las necesidades primarias de las especies vivas y en el caso de los seres humanos adultos lo solemos hacer 3 veces al día, más veces los niños y personas en situación especial. El Gobierno y quienes lo apoyan, ahora no logran comprender y asumir que todos, sin excepción, debemos alimentarnos y que los recursos del país que ellos administran, no les pertenecen, por ejemplo, PDVSA, el BCV, MISIONES, MERCAL, PDVAL, entre otros, no son propiedades del PSUV, eso no parece estar muy claro.

A los partidarios del Gobierno que la gente les reclama su derecho a la alimentación, muchas veces expresan que no tienen compromisos con nadie para dar la oportunidad de una bolsa de comida, y menos si no participan activamente en el partido oficialista, o no aportan nada a la organización “así que lo lamento, camarada”, frase que les permite sacudirse el embrollo. En el peor de los casos, les llaman flojos a los venezolanos por no sembrar en sus casas yuca, papa, ñame, ocumo, cilantro, criar pollos o gallinas ponedoras, incluso a los de las ciudades o a los que se dedican a otras arduas labores que no están relacionadas con el campo.

Esta actitud responsabiliza a los ciudadanos de la situación de crisis “esto es culpa de la misma gente, la gente es muy floja y le gusta la papita…” es la explicación sociológica que dan los partidarios, tirando por la borda años de adelantos científicos y tecnológicos de la humanidad, en una sociedad donde cada quien decide dedicarse a un rol y donde el campo ha sido vejado como en ningún otro período de Gobierno. La teoría de la “guerra económica” ya no permea la conciencia de la sociedad venezolana, ni siquiera la de los adeptos de base del Gobierno; ya no creen en esa excusa aunque la repitan como parte del discurso, solo consideran que ese debe ser el discurso, para impedir que los enemigos políticos los desplacen del poder, pero en lo concreto, cuando ellos (los CLAP y los que los acompañan) arman las bolsas de comida para la distribución con muy escasos productos del Gobierno y cuando les llega, por ejemplo, solo para armar menos de 200 bolsas por semana para una comuna censada de más de 2mil familias (como promedio), se dan cuenta que la guerra económica proviene de las propias instancias del Estado y solo les queda recibir la presión de todos lados y almacenar en sus hogares todo lo que se pueda, “por si acaso”.

Pues bien, todos los venezolanos debemos comer y lo hacemos con una cultura; con unas costumbres alimenticias que pretenden ser cambiadas y desconocidas por este régimen, siendo capaz de distorsionar la historia de nuestra propia cultura y de no reconocer los avances de los cuales se ha apropiado nuestro pueblo, para fusilarlos de la reminiscencia o hacer que despreciemos las costumbres de las recientes generaciones, como por ejemplo, una harina de maíz procesada, óigase bien, de maíz y procesada; así como también la leche, la carne, el pollo, los huevos, el aceite, la margarina, el arroz, la pasta, las caraotas negras, el café, azúcar, los productos de higiene, entre otros, dándonos talleres de cómo hacer artesanalmente, por ejemplo, toallas sanitarias de tela (en VTV), para “intentar” que repudiemos los avances con los que ya contábamos.

Nuestra cultura hace que demos privilegios a ciertos alimentos en nuestros hogares, lo que los convierte en básicos, pero ¿Cómo los obtenemos? Hay una gama de opciones que seguramente a muchos no nos gusta. En muchos casos, las personas deciden camuflarse o practicar el mimetismo político como una habilidad para obtener alguna ventaja o hacerse de un dinerito o dinerote extra. La desventaja es convertirnos en unos mentirosos y deshonestos con nosotros mismos y nuestro entorno, al hacer un acto no ético y repugnable, como parte de la descomposición social de nuestro país.
   
Por otro lado, está la posibilidad de hacer una cola, alégrese si ve una y más si está interminablemente larga, significa que posiblemente pueda encontrar algún producto básico en ese establecimiento y que aún los CLAP no se lo han llevado, por ahora. Aunque hacer la cola por muchas horas, no garantiza que Ud. logre comprar.

Tiene también la opción de solicitar por Facebook que lo agreguen a uno de estos grupos de trueques locales en los que puede cambiar leche por pañales, caraotas por azúcar, afeitadoras por desodorantes, salbutan por beducen, café por arroz, jabón de baño por shapoo, leche de formula por pasta dental, pasta larga por margarina, etc., eso sí, tenga mucha precaución, haga el trueque en un lugar público y transitado, pídale a otra persona que lo acompañe, no ofrezca públicamente su número de teléfono, entre otras medidas de seguridad.

También están los bachaqueros, siempre hay algún conocido que tenga contacto con alguno, por si no los ve en la calle. La desventaja es que usted contribuiría a la reproducción de esta siniestra especie, salida en su mayoría de las entrañas de colectivos y grupos delictivos organizados que apartan los primeros puestos de toda cola, con ruines y malandras estrategias de grupo para hacerlo, además de la desventaja que representa dejar todo su salario en apenas 3 o 4 productos que estos revenden con elevadísimos precios de algo que marca un bajo precio de venta al público. 

Finalmente, debemos tener claro que se entiende por derecho fundamental aquél que por el simple hecho de ser venezolano o ser humano, lo debe tener garantizado en un ordenamiento jurídico y en la realidad concreta sin ningún tipo de discriminación. Este Gobierno no ha sido capaz de garantizar derechos fundamentales. La alimentación no es un beneficio, es un derecho fundamental, pero si Ud. corre con la suerte de que le llegue su bolsa con más de una harina de maíz precocida, arroz y aceite siéntase satisfecho y feliz y si tiene una leche y una azúcar, siéntase en la cumbre de la máxima felicidad, deje de pensar por ese instante en la discriminación y violación de sus derechos, deje de pensar por ese momento en la crisis, la inflación, la escasez, en las deudas, en que el sueldo no le alcanza para nada, en que no tiene vivienda propia, deje de pensar en que no tiene agua, luz, aseo, Internet, en que a Ud. o a un familiar suyo lo pueden robar, secuestrar, asesinar etc., hasta que en vez de una bolsa, el hambre o la necesidad le vuelva a tocar su puerta y así piense seriamente en organizarse para salir de este incapaz y nefasto Gobierno. A sus órdenes para organizarse, estamos en Bandera Roja.

Prof. Scarleth Mujica
Vargas

Habla Marlon Quintero: Por homologación salarial y el cambio político en Venezuela, docentes estadales y municipales están las calles


Marlon Quintero
El país reclama de sus educadores una actitud de lucha que sea capaz de orientar a la sociedad entera para salir de la catástrofe y el desastre creado por este gobierno de hambre.

En este momento el magisterio estadal y municipal en todo el país comienza a tomar las calles reclamándole al gobierno nacional irresponsable, indolente y hambreador de Nicolás Maduro, que han pasado ya más de tres meses de la firma de la Convención Colectiva Nacional y aún no se han aprobado los recursos necesarios para que gobernaciones y alcaldías puedan pagar la homologación y el ajuste del Bono de Alimentación en 18.500 bolívares.

Con esta práctica política, Maduro no solo ignora y viola el derecho que tienen los docentes estadales y municipales a recibir en igual medida y porcentajes todos los beneficios económicos y sociales que perciban los docentes nacionales, sino que está condenando al hambre y a la miseria a miles de maestros en todo el territorio nacional. 

El magisterio no está dispuesto a aguantar pasivo y callado esta situación y morir de hambre; ya estamos en las calles junto al pueblo para exigir homologación salarial y el  derecho a la alimentación en los Estados Miranda, Portuguesa, Barinas, Zulia, Yaracuy, Falcón, Vargas, Lara, Apure, Mèrida, Trujilloy otros estados. 

Ya la escuela y la clase están en las calles con un magisterio dando cátedra. Enseñando a sus estudiantes y al pueblo en general que solo con la organización, movilización y lucha se defienden los derechos y se conquista el cambio político y la reconstrucción que requiere Venezuela.

Han destruido el país, han destruido el sistema educativo nacional, han acabado con la carrera docente y han pulverizado el salario familiar, por eso nos toca a los educadores orientar y articular las luchas del pueblo; en cada escuela, en cada barrio, en cada escenario de lucha, para hacer de este gobierno de hambre, un mal recuerdo del pasado y construir un presente de reconstrucción nacional.

Hacia la gran protesta nacional de los educadores estatales y municipales.


Profesor Marlon Quintero 
Dirigente sindical de SITRAENSEÑANZA-Miranda.
Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez 
Secretario General de Bandera Roja Miranda