sábado, 11 de abril de 2015

TRAICIÓN A LA PATRIA, por @KarinaMolinaP

Los venezolanos nos preguntamos ¿por qué Nicolás Maduro, desde que fue canciller de la República, no ha defendido nuestra soberanía nacional, evidenciando una actitud sumisa en el caso del Esequibo, conocido como Zona en Reclamación?

Para responder esta pregunta es importante señalar que en el año 2009, cuando Guyana solicita ante la ONU la ampliación de su plataforma continental, violando flagrantemente el Acuerdo de Ginebra (http://esequibo.mppre.gob.ve/index.php/capitulo-i) y por ende nuestra soberanía nacional, estipulada en el artículo 10 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el canciller de entonces, Nicolás Maduro (quien presidió el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela desde el 2006 hasta 2013), no levantó su voz para rechazar las pretensiones de Guayana de dejar a Venezuela sin salida al Océano Atlántico.  De esta forma se evidencia la actitud pasiva del régimen chavista para defender territorio venezolano y nuestra soberanía nacional. Dicha pasividad se conoce en el mundo diplomático como “silencio lesivo”, ya que al no haber una réplica por parte del país perjudicado, el otro lo toma como una aceptación de lo solicitado.  Ante la gravedad del caso, el entonces embajador de Venezuela en Guyana, Darío Morandy, emite un comunicado de fecha 15 de mayo de 2009 (http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/110929/embajada-venezolana-advirtio-en-2009-de-peticion-de-guyana), en el que expresa su preocupación sobre la petición que hace Guyana ante la ONU, exhortando así a la cancillería, es decir, a Maduro,  a que se pronuncie sobre este aspecto, lo cual no ocurrió para ese momento.
Posteriormente, en el año 2010, Venezuela y Guayana coinciden en una reunión de mandatarios en Caracas, en la cual (y para sorpresa de la opinión pública) no se tocó el tema públicamente. Solo hubo una reunión a puerta cerrada donde nunca se supo que cosa acordaron bilateralmente Hugo Chávez y el primer ministro Guyanés.
Luego en el año 2011, con presión de la opinión pública, dirigida principalmente por la Mesa de la Unidad Democrática, instancia opositora que emite un comunicado exigiendo respuesta ante la  grave petición de Guyana en la ONU, los cancilleres de ambos países se reúnen el 30 de Septiembre de ese año en Puerto España. En esa ocasión el canciller Nicolás Maduro, en su pretensión de hacer caso omiso al  Acuerdo de Ginebra, reitera que la situación de reclamación del Esequibo de Venezuela a Guyana son problemas heredados del período colonial, argumentando que el laudo de 1899 era un pretexto para poner a pelear a dos países hermanos, demostrando notoriamente su falta de seriedad para los asuntos que le competían como canciller en defensa de la soberanía y el territorio venezolano. Dicha actitud la reitera (ahora presidiendo el gobierno) cuando en vez de reclamar formalmente al gobierno de Guyana la autorización que dio a la transnacional del petróleo ExxonMobil de explotar crudo en la Zona en Reclamación, en una muestra de ignorancia combinada con perversidad, solo reclama a dicha  empresa norteamericana. De esto se puede afirmar que Maduro, en el ejercicio de sus dos cargos (canciller y Presidente), nunca ha tenido la intención  de defender la república de los riegos de perder soberanía y territorio, convirtiéndose así en uno de principales protagonistas de la traición a la patria.
Para toda la opinión pública, es sabido que la Guayana Esequiba en las cartas geográficas de Venezuela siempre ha aparecido como Zona en Reclamación, debido a que Venezuela  no ha reconocido el fallo suscrito en el laudo de 1899, en virtud de las condiciones en que fue acordado.  Ante los falsos gritos de defensa de la soberanía nacional, es importante señalar que con el gobierno de Hugo Chávez y ahora con el de Nicolás Maduro, se ha entregado e hipotecado como nunca antes el país, ya que en sus gestiones para nada han sido diligentes en retomar este arbitraje y resolver de la mejor manera esta situación, puesto que todos los estudiosos del tema saben que para solucionarlo es cuestión de exigirle categóricamente a Guyana que respete el acuerdo de Ginebra, y en el que además, se retome una acción negociada, implementando el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas que establece  un acuerdo pacífico entre las partes.  Por el contrario, durante estos 15 años se ha guardado silencio, reafirmando cada vez más el carácter despótico y entreguista de este régimen que no respeta ni defiende nuestra soberanía y más bien la destruye y la regala a pedazos .
Ante tal situación denunciamos categóricamente a este régimen, que no solo acaba con el erario público y destruye el aparato productivo, sino que entrega la soberanía nacional de manera abierta y descarada, siendo Nicolás Maduro el principal cómplice de  traición a la patria.


Karina Molina 

@KarinaMolinaP
Movimiento de Educadores Simón Rodríguez - Caracas 
Profesora de Geografía e Historia (UPEL) 
Tesista de la Maestría en Geohistoria (UPEL)





miércoles, 8 de abril de 2015

Venezuela regala el Esequibo a EEUU a cambio de perdón

Chavistas reparten Venezuela a pedazos para salvar su pellejo

“Los Estados Unidos le bajaron dos”, señalan algunos, luego de que Ben Rhodes, asesor presidencial sobre Seguridad Nacional, dijera ayer (07-04-2015) que fue “una confusión” declarar “amenaza externa e inusual” a Venezuela ya que es parte de un “formato”. Esta declaración ocurre mientras Caricom declara su respaldo total a Guyana en el diferendo sobre el territorio venezolano en el cual se asientan inmensas riquezas petroleras, actualmente explotadas ilegalmente (aunque autorizada por Guyana) por la estadounidense Exxon Mobil, y el mismo día en que diputados chavistas niegan debatir en la Asamblea Nacional la política del Ejecutivo venezolano respecto del diferendo.

Mientras  Caricom "sanciona" de alzada con un fallo contra Venezuela, arrogándose una condición jurídica que no posee en materia internacional, el presidente Obama declara en Jamaica su disposición de dar respaldo energético al Caribe. Destaca entonces la declaración que diera en la antesala el vicepresidente de EEUU, Joseph Biden sobre la relación entre Venezuela y sus “socios” rusos y chinos, en relación con el Caribe: “Ya sea en Ucrania o en el Caribe, ningún país debería poder usar sus recursos naturales como herramienta de coerción contra otro”, haciendo una inconcebible analogía entre Ucrania y el Caribe.

La respuesta de Venezuela, dada a última hora por la Canciller Delcy Rodríguez enviando una carta de “protesta” a Exonn Mobil frente a la explotación de las riquezas naturales de un “territorio en disputa”, es una engañifa. El Ejecutivo nacional no enfrenta con firmeza la conducta de Caricom en asumirse en “juez de alzada” de nuestra disputa. Tampoco eleva el reclamo a Guyana, quien hace la concesión de explotación a la empresa estadounidense a la que Venezuela adeuda $ 2.841 millones por demandas internacionales contra la República.

Con solo ver el contexto y el tono en el que se suscitan todas las declaraciones, tanto estadounidenses como venezolanas, lleva a suponer que efectivamente se trata de lo que avizoraron dirigentes de @Bandera_Roja en diversos materiales públicos: Venezuela está siendo repartida a pedazos por el chavismo para salvar su pellejo (y riquezas saqueadas).

Las firmas que recogía el chavismo contra Obama, hoy personifican más claramente el sentido que siempre han tenido: sacar provecho político de cara al proceso electoral que de antemano les resulta desfavorable dado el descontento del pueblo venezolano por los graves problemas por los que atraviesa, tales como el costo de la vida, la escasez y la inseguridad, además de que buscan una defensa automática a 7 funcionarios que cumplieron y cumplen órdenes de los capos del gobierno nacional dirigidas a la violación del derecho a la protesta y a los Derechos Humanos de los venezolanos.

Y mientras se hace firmar a los venezolanos, en muchos casos bajo coacción, Maduro trae a hurtadillas al Consejero del Departamento de Estado de EEUU, Thomas Shannon, para reunirse y establecer las condiciones en las que Venezuela entregará, a cambio de un “salvoconducto” para la mafia gobernante, nuevos espacios y nuevas riquezas. Buscan compensar a los EEUU frente a la entrega de nuestra soberanía y riquezas a China y el Brics.

Desde @Bandera_Roja hemos denunciado como inaceptable la entrega de nuestra soberanía, como inaceptable el reparto de Venezuela a potencias extranjeras, sean del signo que sean, y como inaceptable la continuidad de esta camarilla gobernante que ha engañado a parte del pueblo venezolano y al mundo preconizando falsamente el socialismo mientras hacen la más vil entrega de nuestro territorio y de nuestro futuro, a cambio de seguir esquilmando la ya menguada riqueza patria.

Es tiempo de que en Unidad, incluso entre los verdaderos patriotas, los que se consideran genuinos revolucionarios, los demócratas y todos los sectores dolientes de nuestro país, se levanten con fuerza, levanten las voces contra esta vil negociación y se propongan movilizaciones populares en defensa de nuestra soberanía y nuestra independencia y autodeterminación.

Desde @Bandera_Roja llamamos a todos los sectores democráticos y patriotas a organizar una agenda en defensa de la patria y de su integridad territorial, en defensa del Esequibo (actualmente regalado a Guyana y a EEUU), en defensa de nuestras riquezas minerales y de su reparto discrecional, como el decreto 1606 que amplía las hectáreas de explotación de carbón actuales a 24.192 hectáreas en la Sierra de Perijá, o como la entrega de la mina de oro más grande de Latinoamérica, Las Cristinas en Bolívar (ambos negocios con China).

Llamamos a todo el país, y a los pueblos hermanos de la causa venezolana, a la defensa de nuestra integridad territorial y nacional. Están despedazando el territorio venezolano como despedazaron ya su precario aparato productivo, para entregárselo al imperialismo de cualquier cuño en provecho propio. Están regalando a Venezuela a cambio de su salvación.

¡Basta de entrega de nuestra soberanía!
¡Venezuela para los venezolanos!

Comisión Internacional de @Bandera_Roja
Caracas, 8 de abril de 2015


LA UNIDAD NECESARIA, por @EddyTimaure


      Pareciera un lugar común seguir abordando este tema. Pero la gravedad de la situación venezolana obliga a mantener e izar con mayor ímpetu las banderas de la unidad.  Obliga, a pesar de la existencia de intereses distintos a los del bien nacional, que algunos pudiéramos considerar subalternos pero para otros son vitales (como eso de sostener o alcanzar cuotas de poder),  a seguir trabajando por su materialización 
    ¿Por dónde partir para construir esa unidad necesaria? Pues, por la comprensión de la naturaleza del régimen al que se enfrenta, por su caracterización. Vale la pena recordar que uno de los mayores esfuerzos que ha hecho la unidad opositora reunida en la MUD, en la dirección de caracterizar al régimen,  ha sido la que produjo la Comisión para la Estrategia a principios del año 2013. En ella se señalaba; “que no es una democracia entendida como un estado de justicia social y de derecho. Se trata de un régimen autoritario y despótico (subrayado mío) en el que las prácticas propias de las democracias modernas (incluyendo las elecciones) sólo se llevan a cabo para concentrar el poder y no para distribuirlo, traicionando la esencia de la democracia”. Agregando que;  “se trata de un proyecto hegemónico que no admite pluralismo político” y señalando, adicionalmente: “que el chavismo goza de simpatías mundiales al presentarse como presunto heredero de la izquierda y los movimientos progresistas y para ello ha consolidado una doctrina que recupera figuras retóricas asociadas a la profundización de la democracia, tales como la democracia directa y participativa, en contraste con la democracia representativa y de derecho, trayendo confusión acerca de su vocación despótica”.

    Que una diversidad de expresiones políticas e ideológicas hubiese llegado a tal grado de coincidencia, en términos conceptuales, acerca de la naturaleza y características del régimen chavista, constituyó un avance que permitía, de entrada, varias acciones: a) Definir con claridad el campo de la unidad, el campo de los aliados y contribuir a su afianzamiento y consolidación; b) definir una estrategia política adecuada que, combinando las diversas formas de lucha, hiciera frente a las pretensiones del régimen; c) levantar un programa de unidad nacional que uniera a los venezolanos, y; d) convertir a la MUD en una coalición política más allá de lo meramente electoral.

     Lo medular parecía estar resuelto con este acuerdo producido por una comisión de la que formaron parte Carlos Guillermo Arocha, Pedro Benítez, Colette Capriles, Eduardo Gómez Sigala, Arístides Hospedales, Gabriel Puerta Aponte, Andrés Stambouli, Ricardo Sucre Heredia e Ysrrael Camero. Sin embargo, hoy la realidad es que el campo de la unidad no se ha consolidado, no hay una estrategia política única, no se ha levantado un programa de unidad nacional que una a los venezolanos y la MUD no ha pasado de ser un frente electoral.

     Tampoco se entiende que este régimen, autoritario y despótico, hoy se ha convertido en una dictadura fascista que, investida de poderes especiales, sólo buscará burlar cualquier formalismo de democracia para afianzar su poder hegemónico, especialmente en este año en el que las elecciones a la Asamblea Nacional han sido vendidas, por sectores de la oposición, como la panacea a la crisis. Menos aun se entiende que el chavismo goce de simpatías mundiales, y en densos sectores del pueblo venezolano, al engañarlos con una retórica progresista, de izquierda y/o socialista, tras la que desarrollan una política antinacional y neoliberal que empobrece y sojuzga al pueblo, por lo que el anticomunismo y las posiciones reaccionarias solo ayudan a radicalizar mas a ciertos sectores de la oposición que no crecen y, por el contrario, se descomponen tras la frustración que produce la ilusión de salidas prontas a la crisis.

     Pareciera difícil creer que, 17 años después, aun no se entienda la urgencia de construir la unidad que se requiere, pareciera difícil creer que aun los intereses por preservar cuotas de poder (o por alcanzarlas), aunque cada vez sea más difícil sostenerlas, sea lo que prive y que ello de lugar a la búsqueda de cualquier estrategia (ética o no) para asegurar la hegemonía de alguna factor sobre otro y no la construcción de espacios de concertación, de debate y de verdadera unidad política. Pareciera difícil creer pero es cierto.

    Hoy la unidad necesaria no solo requiere acordar, nuevamente, una caracterización del régimen y una estrategia frente a él, requiere también, se insiste, un programa de unidad, un programa de reconstrucción nacional, y, particularmente, una dirigencia que haga un ejercicio ético de la política, que deje los intereses parciales o subalternos de lado y se centre en el interés y la urgencia nacional por salir de este régimen, que rescate la confianza del pueblo en la acción política y en los políticos y que, por encima de las dificultades, se disponga, de verdad verdad, a unir a toda la oposición venezolana; a quienes están en la MUD y a quienes no están en ella, que sea capaz de confrontar cualquier batalla (de calle, electoral en cualquier nivel) con verdadero sentido de desprendimiento y unidad.

     Hoy, por encima de intereses parciales, más allá de las dificultades, el deber de prepararnos para la reconstrucción nacional nos obliga a juntarnos, sobre la base de las coincidencias, del levantamiento de un programa estratégico que entusiasme, que unifique el discurso y las acciones, que unifique a quienes van a las primarias y a quienes no, a quienes resisten en las calles, a quienes se quejan en las colas y a los frustrados que creyeron en esta estafa de revolución, a todos sin distingos políticos e ideológicos. La unidad necesaria requiere que el pueblo sea, de verdad, protagonista de los cambios. Construyamos la Junta de Reconstrucción Nacional. 

Eddy Timaure
Secretario General de BR Falcón
@EddyTimaure

Venezuela: un nuevo reparto del mundo

Por Jesús Noel Hermoso F.
@Jesus_Hermoso

Es necesario comenzar diseccionando con precisión la declaración que Estados Unidos ha realizado contra Venezuela el 9 de marzo. Un “error” de interpretación pareciera recorrer las voces de muchos dirigentes políticos y “analistas” que, en tropel, se abalanzan en calificar, en un sentido u otro, el pronunciamiento estadounidense. Sin embargo, esta declaración contiene dos afirmaciones independientes y que en medio de la especulación se pudiera entender como el resultado de una coincidencia que los “obligó” a realizarla de conjunto. El apuro de la circunstancia.

Por un lado, las sanciones realizadas contra 7 funcionarios del poder oficialista sobre sus cuentas y propiedades (que efectivamente las tienen) en Estados Unidos, y por otro, la calificación de Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de EEUU”. Como vemos, son dos declaraciones que pueden prescindir una de la otra. Pueden haberse realizado por separado. Esta “veleidad” no es un sinsentido yanqui. Trasluce una velada intención en la declaración, que generó inmediatamente “desconcierto” en la respuesta opositora en nuestro país. Por su parte, el oficialismo sí logra una respuesta inmediata y nada inusual, que busca amalgamar sus desparramadas y mermadas fuerzas. Era una declaración esperada, ansiada, buscada.

Algunos analistas y dirigentes afirman que es un error de Washington la calificación de “amenaza extrema e inusual” para Venezuela, sin profundizar en algunos aspectos medulares de esa declaración. Sin duda, esta “proclama bélica” del imperialismo estadounidense genera cohesión en las filas oficialistas. Para el historiador y escritor Rafael Rojas, esta declaración generó “frenesí en Caracas”, ya que Miraflores ansiaba desde los tiempos de Chávez ese “trato hostil que faltaba al proyecto bolivariano para ser considerado finalmente como una Revolución”. Algo que, aunque incompleto, no deja de ser cierto.

Pero también, apurados, analistas del oficialismo se lanzan a calificar de “amenaza de invasión” la sentencia lanzada por Obama contra Venezuela. Otros,quizás más avisados, aseguran que el error de Washington está en haber mezclado estos dos aspectos en una declaración. El analista y periodista internacional Francisco Herranz asegura que “de hecho, y ahí radica la raíz del error, no se trata de una sanción nacional, sino personal. Y mezclar una cosa con la otra por cuestiones de procedimiento -como se hizo antes con Irán, Siria o Birmania- ha confundido por completo a la opinión pública venezolana, independientemente de su ideología”.

jueves, 19 de marzo de 2015

Estancados en primaria, por @EddyTimaure

Eddy Timaure
Secretario General de BR-Falcón
Ciertamente hay muchas personas que, por diversas razones, se quedaron estancados en ese nivel de la educación al que se le ha llamado de diversas maneras según el antojo de las autoridades educativas, pero ya con 17 años de estudio, la oposición venezolana debería estar culminando la universidad, aun con paros de por medio, e iniciando estudios de postgrado para hacer más efectiva la lucha contra del régimen.

Sin embargo, parece que aun estamos estancados en primaria, por cuanto ni siquiera estudiando en las misiones se podría actuar con tal grado de desatino, ¿o es que acaso algunos estudian en las misiones? A esta altura de la vida, las primarias, en honor a la verdad, han debido ser innecesarias, por cuanto la madurez política que, también, ha debido forjarse pudo haber producido un gran acuerdo nacional para presentar una fórmula de consenso que, como expresión clara de la democracia que se dice enarbolar, ofreciera una visión del país que la gran mayoría de los venezolanos esperan; unido y respetuoso de las diferencias políticas y en franco avance hacia el progreso.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Denuncia el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez: El gobierno manipula a niños y niñas de prescolar

Los educadores que conformamos el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, denunciamos de manera responsable ante el magisterio y ante el país la vil manipulación del Ministerio del Poder Popular para la Educación en los planteles de Preescolar y Primaria que se encuentran en el Estado Yaracuy. 




Presentamos a continuación fotos de los niños y niñas del Preescolar del Municipio Manuel Monge del Estado Yaracuy. En las mismas queda clara la manipulación política del gobierno nacional, que es capaz de utilizar a niños y niñas de 3 a 5 años de edad para rechazar con sus huellas digitales la supuesta "amenaza del presidente de Estados Unidos a Venezuela". 


Convocamos a mantener la ética y conciencia a todos los educadores que se encuentran en todo nuestro territorio para no prestarse a estas prácticas que deforman nuestro papel como educadores y ‎el sentido de la pedagogía y enseñanza. 

No somos educadores para ser manipulados y menos para manipular. 



No somos educadores para impulsar en las aulas de clase la falsificación de la realidad y de nuestra historia. Construyamos conciencia para la vida, para la felicidad no para defender a ningún régimen político nacional y a ningún imperialismo, sea chino, ruso o norteamericano. 





¡BASTA YA DE MANIPULACIÓN CON NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS!





Educadores activos y jubilados del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

PARO ACTIVO: Por aumento de salarios, seguridad social y respeto a la carrera docente


El Movimiento de Educadores Simón Rodríguez una vez más denuncia que los maestros estamos cansados de tantos atropellos por parte del gobierno nacional. En primer lugar porque cada vez que devalúa la moneda nos roba el salario, lo deteriora aún más. La inflación galopante pulveriza cada día nuestros ingresos, que no alcanzan para cubrir la canasta alimentaria, (que ha aumentado un 122% en un año, ubicándose en Bs. 19.958) y mucho menos la canasta basica familiar, que llega a Bs 32.000. Asimismo, el gobierno con su ineficacia y corrupción deteriora nuestro sistema de salud incumpliendo un conjunto cláusulas de la VII Contratación Colectiva. Del mismo modo vemos como el ámbito académico viola descarada y reiteradamente el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente instrumentando un conjunto de resoluciones que en nada han contribuido con mejorar la calidad educativa. No contento con esto, el gobierno convierte al IPASME (institución mantenida con los descuentos salariales que le hacen a los maestros) en un gran elefante rojo, sin prestar servicios de ningún tipo. Y para el colmo relegan sus funciones al IVSS. Esto es una clara muestra de la ineptitud y la corrupcion de un gobierno seudorevolucionario.

lunes, 16 de marzo de 2015

Si caen limones ¿haces limonada o café con leche?

La complejidad política que ha caracterizado la realidad venezolana en algunos casos, y los intereses particulares en otros, ha mantenido a muchos sectores de la sociedad en absoluta confusión y en total desatino cuando se trata de caracterizar al régimen, derivando serias dificultades para organizar eficazmente su enfrentamiento y superación.

Un discurso cargado de frases asociadas al lenguaje revolucionario y a los movimientos hacia el socialismo, le hizo ganar adhesiones en sectores populares que apuestan de manera natural por estas aspiraciones, y en algunos intelectuales y políticos carentes de un pensamiento dialéctico y de una formación verdaderamente marxista.

Por su parte, muchos sectores de la “oposición” al estar ubicados a la “derecha” del discurso, se han enfrentado al régimen pero en el fondo no pueden oponerse a sus políticas económicas y sociales ya que serían las mismas que ellos aplicarían siendo poder. Sus “recomendaciones” generalmente tienden a la “liberalización” de una economía ya liberalizada. Tal es el caso del aumento de la gasolina o la política de impuestos. Esto genera confusión en la población ya que se ataca al régimen por lo que dice y no por lo que hace.