lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Cuál revolución?, por @PedroxMoreno

 Identificar un proceso y ubicar correctamente el elemento principal que lo define es una necesidad vital e insoslayable. Si erramos en ello, las determinaciones e inferencias que dependen de esa caracterización nos llevarán a seguras equivocaciones. Si de ciencias hablamos, esta es una verdad inamovible e incontrovertible; y, aun cuando erróneas teorías y falsos supuestos han durado siglos en ser rebatidos, el conocimiento humano ―en el largo e interminable proceso de hacerse científico y librarse de supercherías metafísicas― termina imponiéndose frente a la irracionalidad. Baste recordar la perseverancia copernicana de Galileo (eppur si muove) frente al planteamiento dogmático de que la Tierra era el centro fijo del sistema solar, defendido y difundido por la iglesia católica con una terquedad propia del inquisidor Torquemada.

  Cuando nos referimos a espacios sociales o políticos, pareciera que ―en lo referido a la caracterización correcta de un proceso― nos movemos en terrenos más anegadizos y más propensos a influencias de intereses de clase, partidistas, ideológicos o sencillamente personales. Y no podía ser de otra manera, puesto que la objetividad y la cientificidad en estos campos conllevan ―noblesse oblige― a tener posturas consecuentes que probablemente contradicen los fundamentos esenciales de quien las expresa. Sin embargo, las consecuencias de caracterizaciones erróneas las pagan los pueblos a precios muy caros, traducidos en regímenes políticos retrógrados, en atrasos económicos, en estafas a los deseos de progreso y avance social, en fin, en retrocesos históricos.

  El régimen que sobrevino a los gobiernos del bipartidismo ―incluyendo el último de Rafael Caldera― tiene ya más de tres lustros de existencia, y quienes nos le oponemos aún no hemos consensuado una caracterización de él. Algunos se empeñan en criticarlo aceptando como buenas las mismas palabras de sus capitostes: “revolución”, “socialismo”, “poder popular”, “nacionalismo”, y consideran que son más enfáticos si lo califican como “castrocomunismo”, creyendo que con ello se ahorran ―tal vez por flojera o por facilismo― un verdadero análisis del contenido de esta pesadilla que ha caído sobre Venezuela. Quizá también temen que al esculcar se topen con que los verdaderos beneficiarios han sido y siguen siendo la oligarquía financiera, los grandes capitales y viejas o nuevas potencias imperialistas.

  Otros más se resisten a calificarlo como “dictadura”, no porque no crean que tenga las características suficientes para ello, sino porque eso los obligaría a tener posturas de lucha frente a él que los sacarían de la comodidad del hecho electoral, del diálogo, del entendimiento, en fin de la “sabia” administración de la realidad que conlleva a una actitud colaboracionista vestida de institucionalismo y crítica de supuestos atajos creyendo que la lucha contra este régimen es una línea recta, indefectible y rigurosamente recta. Pero, en verdad, no es en las formas de lucha o en los tiempos o caminos para enfrentar al régimen donde residen las diferencias principales que impiden que la unidad de la oposición se consolide como una verdadera alternativa que tenga visos de llenar un momento histórico, que tenga la sabiduría y la reciedumbre de unir al pueblo venezolano ―sin distingos de chavistas u opositores― en torno de un programa de salvación y de reconstrucción nacional. No. Cuestión fundamental es definir con claridad a qué nos oponemos y a renglón seguido qué ofrecemos en su sustitución, como rumbo y programa para el país. En eso trabajamos con denuedo al impulsar el Congreso de Ciudadanos por la Reconstrucción Nacional, con el firme deseo de que no solo contribuyamos a impulsar una unidad de aliento histórico entre los venezolanos que deseamos un cambio hacia el progreso, el desarrollo, la democracia y la libertad, sino que también se edifique un movimiento desde la base de la sociedad que sea soporte de esa superación progresista del actual momento y resistencia contra intenciones totalitarias.

Pedro Arturo Moreno
@pedroxmoreno
Dirigente Nacional de Bandera Roja
Sindicalista Revolucionario

VIDEO: #LuchamosPor Venezuela, mensajes de @SairamRivas escritos en el SEBIN

Textos escritos por Sairam Rivas en el Sebin, sede del Helicoide (Cárcel de la policía política en #Venezuela), para ser ensamblados como mensajes por sus compañeros, difundir a través de este video y desde sus redes sociales. Fue todo un trabajo lograr sus escritos en vista de su aislamiento y la supervisión permanente por parte de funcionarios, pero lo logramos. #LiberenASairam #LiberenALosEstudiantes



domingo, 31 de agosto de 2014

Artículo de @JairCuba: @SairamRivas, ejemplo de una Venezuela que lucha en resistencia

Revolucionario, socialista, de izquierda, son palabras que le quedan grandes a muchos, especialmente a quienes pretenden identificarse con ese modo de pensamiento amparados bajo la ambigüedad de un híbrido de ideas que no tiene coherencia entre la práctica y la teoría. Esa, lamentablemente es la filosofía del socialismo del siglo 21 que se practica en Venezuela.
Un gobierno que reprime, persigue a la disidencia, amenaza y cercena libertades jamás puede denominarse de igualitario. Una cosa es la legitimidad de origen y otra el ejercicio del poder y sus hechos.

Debilidad en ambos bandos
Los acontecimientos de calle que se iniciaron en febrero de este año dejan varias lecturas para el análisis, revirtiendo los augurios de los puristas sobre los riesgos de tomar la calle. Mas daño hizo, en todo caso, la dispersión de criterios.
La resultante de aquellos días es que tanto gobierno como oposición salieron debilitados mientras el liderazgo estudiantil comienza a tomar cuerpo. Lo que si no parece detenerse es la caída libre de la popularidad del gobierno.
Los hechos de febrero también dejaron al descubierto el instinto represivo del gobierno y su escasa capacidad de tolerancia. Lo demás, lo reflejan todas las encuestas, incluyendo la de Schemel.
Injusto caso
Esta nueva generación de estudiantes tiene piso y características propias. No es un símil de la generación del 28. Es la del 14 que ha tenido que sobreponerse a una bota opresora que persigue hasta conculcar libertades. Los contextos, obviamente son distintos.
Lo cierto es que nunca antes en el país los estudiantes habían sido víctimas de tantos vejámenes ni de una persecución tan continua que finalmente ha terminado encarcelándolos por solo delito de disentir, reclamar justicia, presupuesto justo para las universidades y bienestar.
Cientos de jóvenes estudiantes que han sido presos con expedientes maquillados de delitos inexistentes. Muchos de ellos han recobrado su libertad de manera condicionada como si el hecho de estar en la calle o pensar distinto a este desastre fueron un delito y un crimen de guerra.
Uno de los casos mas injustos, es el de Sairam  Rivas, representante de la generación del 14 que ha logrado sobresalir por su coraje y determinación. Acción imperdonable para los mediocres que no han podido detener su ascenso como dirigente estudiantil quebrando el tubo del centro de estudiantes de su escuela en la UCV.
Su participación cívica y combativa en las protestas de febrero la mantienen bajo encierro en calabozos de la policía política. Lejos de doblegarse, la prisión ha fortalecido a esta joven dirigente que no está dispuesta a negociar sus ideas bajo ninguna circunstancia. La dignidad es su carta de presentación.
Ejemplo de lucha
Sairam Rivas está detenida sin ninguna causa y debe ser liberada. Lo contrario es entender que se abusa del poder para callar las voces
Sairam no está sola. Son cientos de miles los que piden su libertad que ya tuvo como antecedentes agresiones físicas de parte de los colectivos cuando solicitaba justicia por otros compañeros detenidos. Mantenerla mas tiempo presa es una arbitrariedad que en nada ayuda al gobierno.
El 8 de mayo, entre gallos y medianoche, artificio predilecto del gobierno, Sairam y el grupo que estaba acampando en la Plaza Alfredo Sadel son injustamente detenidos y trasladados al Comando Regional 5 donde comenzó un penoso periplo en celdas del Palacio de Justicia y el Sebin.
Entre las múltiples afrentas a su dignidad personal está el hecho de pasar casi dos meses sin ver la luz solar, además de las restricciones y el trato despectivo como si se tratara de una prisionera de guerra.
Sairam Rivas es el ejemplo de una Venezuela que lucha en resistencia y que jamás, por muchas que sean las presiones, va a claudicar ni a doblegarse.
Pedimos su libertad y la de todos los presos políticos y le recordamos al gobierno que tanto ensañamiento no hace otra cosa que mostrar los protuberantes puntos de sutura de un gobierno que se dice democrático pero que actúa con un garrote verde oliva.

martes, 26 de agosto de 2014

Congreso Ciudadano rechaza censura y violaciones a la libertad de expresión en Venezuela


Durante asamblea los ciudadanos expresaron su solidaridad con la periodista Nitu Pérez Osuna, Radio Caracas Radio y todos aquellos que medios y comunicadores perseguidos por el régimen

(Caracas. 25/08/2014) - Este lunes se llevó a cabo una asamblea de ciudadanos a las puertas de la emisora Radio Caracas Radio (RCR) en solidaridad con la comunicadora social, Nitu Pérez Osuna, los periodistas censurados y las constantes acciones realizadas por el régimen en contra de la libertad de expresión. En la actividad que contó con la presencia de cientos de ciudadanos, estuvieron también presentes las periodistas Berenice Gómez, Herendida Gómez, Ecmiry Lugo, el director de RCR, Jaime Nestares, los dirigentes políticos, David Smolansky, Franco Casella, Antonio Ledezma y el líder estudiantil, Eusebio Costa. La Diputada María Corina Machado a través de una llamada telefónica expresó su solidaridad con los periodistas. El encuentro fue organizado por el Congreso Ciudadano por la Reconstrucción Nacional.

Durante la asamblea que fue transmitida por RCR 750 am los ciudadanos expresaron su rechazo a las acciones que ha venido ejecutando el régimen en los últimos 15 años en contra de los comunicadores sociales que difunden la verdad sobre la crisis social y política que enfrenta el país y en particular por la salida del aire del programa “Aquí entre tu y Yo” de la periodista Nitu Pérez Osuna .


Pérez Osuna señaló que con la decisión en su contra, no sólo callan su voz sino la de todos los venezolanos que disienten del régimen y creen en un país distinto donde se respete la libertad de expresión. En este sentido, la comunicadora expresó que “lo que he querido ser es la voz de todos los venezolanos para transmitirle al país y al mundo las súplicas de quienes sufrimos con la escasez, la inseguridad, la falta de medicamentos”.

La periodista aprovechó la oportunidad para pedir a todos los ciudadanos a seguir expresándose por cualquier vía y a no callarse nunca. “Sigan activos, en cada cola, quéjense y digan siempre lo que siente. Quéjense cada vez que les nieguen un derecho consagrado en la Constitución”, finalizó.

Por su parte, el director de Radio Caracas Radio (RCR), Jaime Nestares, aseguró que la emisora desde su nacimiento a tenido y tendrá una vocación de contar las cosas que otros no pueden contar y defender la democracia. Dijo que “el gobierno pretende con su hegemonía comunicacional echarnos cuentos que no son verdad. Desde aquí les decimos que seguiremos con el compromiso para que los venezolanos sigan expresando lo que otros no pueden expresar. Cuenten con todo nuestro compromiso y el de todo el equipo de RCR”, finalizó.

lunes, 25 de agosto de 2014

Libelo para los Insubordinados: Bandera Roja

La Médula del orden de todo régimen de dominación esta la superestructura jurídica que le es afin. Un arsenal de libritos, que por lo general en la época moderna se editan con nombres rubricados en pintura de color oro, le dan a los textos de Ley esa presentación elegante, que adorna las bibliotecas de los Magistrados. La majestuosidad de los recintos en donde despachan los Jueces de la República huele a limpio, todo brilla, todo esta milimétricamente ordenado. Una estatuilla de una dama ciega casi siempre adorna el escritorio. Es la imagen de la Justicia reinando en los templos de la Ley, en donde se premia a los obedientes y se condena los insubordinados. Es la jefatura toda la organización represiva del Estado. Allí no llega el hedor de los calabozos donde se pudren los parias. Allí no llegan los gritos de los torturados por los sádicos y esbirros contratados por el régimen para garantizar que continúe interminablemente la Paz. Esa paz que ha permitido sin mayores tormentos el saqueo de las riquezas nacionales y el reparto de populismo en los últimos 15 años de desventura republicana.

En la medida que avanza la degenaración humana que produce la explotación capitalista, con sus particularidades nefastas administradas por el régimen despótico que vivimos y sufrimos los venezolanos, se hacen insoportables las contradicciones en el seno del cuerpo social. Los que sufren la explotación y el atropello se alzan, se insubordinan, se rebelan. En el trajinar histórico de la dominación, desde antes, los explotados se organizan, se agrupan y asumen un símbolo, una insignia, una divisa que sintetiza una trayectoria, una postura en la historia para la historia, unas siglas cuyo significado no cabe ni en un individuo, ni en un discurso, ni en un solo libro ni en solo momento: es una épica silente que indefectiblemente, mientras exista un aliento humano de dignidad, trascenderá a sus propios mentores, a sus propios artífices, a sus propios cultores; también a sus detractores, y sobrevivirá al ostracismo cobarde de los regentes mediáticos, a la ofensa de los impostores; eso es @Bandera_Roja: Un símbolo de la rebeldía infinita y permanente del pueblo venezolano.

En las circunstancias lamentables que vive nuestro país, donde el cáncer de la corrupción ha invadido vorazmente todas las instancias y todos los resquicios de la estructura del Estado, en proporción justamente democrática, el Poder Judicial principalmente se destaca con sus más diligentes Magistrados en una tarea que parece accesoria a la misión general de la Justicia. Pero no, dada la bancarrota moral; se convierte en una cruzada de colosal importancia. La Ley, en un momento trágico como este, debe acudir con suma majestuosidad a proporcionar el más duro y cruel castigo a los desobedientes y a premiar a los mas ruinosos santos obedientes al régimen, que acuden ante los Tribunales de la República a denunciar los infractores: es el momento en que la justicia debe lucir su más consistente labor policíaca, para elaborar un libelo con una sentencia de castigo para los jóvenes rebeldes, alzados contra el gobierno, que se atreven incluso a desalojar a los maleantes de la Academia Universitaria; y otro libelo con una sentencia que premie a los agentes quinta columna que arrebatan unas siglas para medrar en los escenarios de la farándula proselitista y hacer rutina en los protocolos; terminando por su ignorancia y por su desidia como un adorno más en el amplísimo repertorio de las franquicias que hacen comparsa política al régimen.

Nada más oportuno que los impostores de cualquier laya para un montaje justiciero al estilo de los "realityshow" de moda en la televisión actual; si la víctima bañada en sollozos se abalanza sobre el Juez en el momento crucial del fallo, la escena se tornara conmovedora. Diosdado ya eligió a la Dirección de la "Bandera Roja" haciéndole favor a una camarilla que no estaba ni está en capacidad de afrontar la dura tarea de construir partido revolucionario en estos tiempos de cárcel y veto para los insubordinados. Una dirección que a su juicio se parece, aún sabiendo que no es. Todos los buenos policías del gobierno saben que los auténticos militantes de Bandera Roja, ni antes ni ahora,  corren a colaborar con la policía destruyendo la organización, facilitando su escarnio, confundiendo y engañado. Tal vez esta camarilla puede conducir a algunos improvisados por el sendero de la obediencia y el buen comportamiento frente al régimen; así lo anunció Diosdado en su programa y no sería una sorpresa que estos personajes fuesen protagonistas de una escena dramática en donde algún capo del régimen haga el honor de entregar en un capítulo televisivo las credenciales de Bandera Roja a ese grupo impostor; se habrá entonces realizado la justicia.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) puede designar por ordenes de Diosdado a un Presidente, un Postulante, un Jefe o un Comité Político para Bandera Roja u otro partido a su entera satisfacción. El asunto no estriba en la insignia, en el símbolo; la realidad histórica es más compleja, más exigente: Bandera Roja tiene una trayectoria, una historia, un significado con el cual es difícil traficar. Bandera Roja tiene una militancia y parte de esa militancia está sembrada en las páginas gloriosas de lucha emancipadora y revolucionaria del pueblo venezolano. Sus auténticos jefes nunca han vacilado, nunca se han prestado al manoseo de los funcionarios policiales de ningún tipo. Se han ganado sus puestos librando debate, en las aulas, en los locales sindicales, en las calles y también dejando huellas en los caminos de este país, cumpliendo abnegadamente con las tareas asignadas por el quehacer de la lucha. Eso en estos tiempos no es una conducta fácil, no es practica cómoda; en estos tiempos es posible que los Magistrados del TSJ te nombren jefe de una organización política revolucionaria y seguramente esa función no sera gratuita. Pero la dignidad, el honor y el prestigio como hombres y mujeres de lucha jamas vendrá endosado en un libelo de la sentencia arreglada en los salones perfumados del poder judicial venezolano por ordenes de la cúpula corrupta del régimen; porque esa Sentencia en el mismo momento en que le asigne las siglas a esta camarilla; los expulsa de la realidad del pueblo venezolano donde siempre estará presente Bandera Roja.

Víctor Partidas
Secretario General de Bandera Roja - Aragua
Miembro del Comité Político Nacional

Paso al #CongresoCiudadano: Ciudadanos haciendo política

En tiempos de crisis, los pueblos casi siempre se las ingenian para buscar caminos que conduzcan al progreso. En ocasiones pueden producirse regresiones, generalmente fundamentadas en visiones irracionales que logran llenar las expectativas de una población en situación de incertidumbre. A escala internacional, el fascismo se convirtió en amenaza mundial, pues vino a encender las pasiones luego de la debacle del capitalismo a finales de los años 20.

Racismo, discriminación, exclusión, sectarismo, veleidades ultranacionalistas y afanes hegemonicistas fueron convertidos en valores —en muchos casos respaldados por leyes nacionales— en gran parte de Europa y Asia, y condujeron a la segunda gran guerra, con la consiguiente muerte de millones de personas y la destrucción inmisericorde de poblaciones enteras. La irracionalidad convertida en política había frenado la posibilidad de que los cambios posteriores a la crisis general del capital fueran dirigidos en un sentido progresista. Sin embargo, la amenaza fue detenida y derrotada.

Venezuela cerraba el siglo XX con una pérdida de credibilidad en la democracia representativa instaurada luego del derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez, y con un deterioro creciente de las condiciones de vida de las mayorías, destacándose la pérdida de significación del salario, la inexistencia de un sistema de seguridad social confiable, la merma de la producción nacional y el deterioro creciente de los servicios públicos.

En esta circunstancia, las “fuerzas vivas” —¡no dudéis nunca de su viveza!— buscaban construir una alternativa política que ofreciera cambios pero que en verdad nada cambiara, que no tocara el statu quo. Zafándose de las insípidas, incómodas y cansinas opciones bipartidistas, probaron con Irene Sáenz, pero pese a su gran belleza no cuajó; al catire Salas Römer le faltaba colorcito populachero y ni siquiera mencionemos a Alfaro Ucero. Así que —con un discurso antipartido— probaron suerte con un militar exgolpista de verbo encendido y enormes agallas, tantas que si se queda un ratico más hubiera superado a Bolívar en retratos, idiosincrasia y religiosidad popular, ya que en los nuevos libros de historia está a la par.


La oligarquía se la jugaba con el teniente coronel, para seguir la juerga. Pero el muchacho salió respondón, no contra sus intereses —las ganancias de banqueros y grandes capitales nunca fueron tan gigantescas como en estos tres últimos lustros— sino contra el entramado político convertido en negocio. Un verdadero encantador de serpientes con gran carisma sembró en la gente una esperanza, rayana en la irracionalidad. “Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo” dibuja muy bien el sentimiento sembrado en gran parte de la población. Si a esto se le une el falso discurso de “socialismo” y la supuesta instalación del “poder popular”, la estafa cobra dimensiones que hacen soñar a las mafias del gobierno con durar perennemente en el poder. Y, pa más ñapa, con más de una década con enormes ingresos por renta petrolera y exacciones fiscales, dilapidados en forma estruendosa en ineficacia, destrucción de fuerzas productivas y extendida corrupción, y con las pretensiones de depravar o controlar a importantes sectores del liderazgo social y partidista —como PPT, Podemos y ahora la “quinta columna” de Véliz-Guanique.

Hoy, esa esperanza se ha desvanecido en una profunda crisis social, económica y política, y las mafias gobierneras pretenden contenerla a punta de represión, restricción de las libertades públicas, y control de las protestas y las luchas. Pero, así como la vida se abre caminos insospechados, el pueblo venezolano se ha decidido a hacer política de una manera nueva. La unidad ya no estará más restringida a quienes estamos organizados en partidos, ni a que sean los partidos los que señalen las rutas y las tácticas, aunque como militantes sintamos que debemos seguir ofreciendo nuestros análisis y nuestra perseverancia política para esclarecer. La política no será más un espectáculo y un show. La conquista de las reivindicaciones sociales y económicas ya no estará separada de la búsqueda del cambio político. Deslastrar la política del negociado, de la trampa y de la insinceridad se convierte en una necesidad insoslayable para una superación progresista del actual régimen despótico, militarista y represivo. El Congreso Ciudadano por la Reconstrucción Nacional nos abre esa oportunidad.

Que en cada barrio, urbanización, universidad, caserío, fábrica se abran los espacios para conjugar nuestras luchas diarias, para elevar nuestra solidaridad y para ir construyendo un programa de salvación de la patria. Nadie podrá detener el cambio.

Pedro Arturo Moreno
Dirigente nacional de BR
Sindicalista revolucionario

jueves, 21 de agosto de 2014

Gabriel Puerta: "El Congreso Ciudadano será cantera de nuevos liderazgos"

Congreso Ciudadano tendrá actividades diarias. Juran que no promoverán una figura presidencial. Cada asamblea comunitaria desde estar integrada, al menos, por 50 personas. Los organizadores pretenden elegir a 4.000 mil, 6 mil u 8 mil delegados para garantizar la pluralidad

YOSSELYN TORRES 
DIARIO TAL CUAL

En esta Venezuela de aguda crisis económica y problemas de infraestructura es difícil concretar un proyecto político en dos meses. El 12 de agosto pasado varios partidos políticos presentaron el Congreso Ciudadano: allí su mentora, María Corina Machado, aseguró que a finales de septiembre o a inicios de octubre celebrarían una gran asamblea con delegados de todo el país.

Pero ahora que se enfrentan al fragor de la calle están obligados a estirar la fecha para reunir a los delegados. El dirigente de Bandera Roja, Gabriel Puerta Aponte, indicó que en la última semana de octubre posiblemente realizarán la plenaria.

Es que aspiran elegir, en cada asamblea comunitaria, al menos a dos voceros. De las jornadas en todo el territorio buscan organizar "por módulos" a 4 mil, 6 mil u 8 mil delegados. El total de portavoces dependerá de lo que recojan en las localidades.

El 60% de los delegados saldrá de las comunidades, el otro 40% agrupará a gremios, artistas, universitarios, sindicatos, partidos y otras agrupaciones de la sociedad civil.

"La idea es que sea plural", enfatizó Puerta Aponte, pero aún no puede precisar el esquema de elección de voceros porque falta el cronograma.

Dijo que en la Gran Caracas realizan entre 70 y 80 asambleas por día.

Admiten, mínimo, 30 personas por reunión, pero el líder de Bandera Roja declaró que cada concentración supera los 100 asistentes. En un municipio pueden celebrar hasta 20 encuentros.


POR LA PERMANENCIA

Luego de la gran asamblea esta plataforma "se abrirá a una nueva etapa". Puerta Aponte destacó que el congreso le dará paso al Parlamento Ciudadano, el cual mantendrán en el tiempo. "Después se ampliará en congresos estadales y municipales", proyectó.

Pretenden que esa asamblea cuente con una comisión permanente, para que de ahí salgan propuestas políticas y sociales, consensuadas entre sus miembros. Que sirva de cantera para nuevos liderazgos.

En 2015 habrá elecciones parlamentarias y algunos aseguran que ese congreso solo persigue curules, pero de la Asamblea Nacional. "No es así, nosotros queremos ejercer la pluralidad, porque Venezuela no está para mentiras. Es falso que sea promesiánico, pues no procura elevar a una figura presidencialista", afirmó.

En la capacidad logística para lograr que toda la sociedad se integre "está el trabajo de los partidos, hay un verdadero compromiso de hacer respetar la diversidad".

El exguerrillero confía que las 18 toldas cumplirán con la tarea de unificar al país.

Fuente:  Diario Tal Cual, 21/08/2014

miércoles, 13 de agosto de 2014

La UTR de los Altos Mirandinos solidaria con los trabajadores de SIDOR

De izquierda a derecha, Fabricio Briceño, Carlos Arencibia,
de la UJR y Ricardo Pérez, de la UTR
La Unión de Trabajadores Revolucionarios de los Altos Mirandinos, representada por su secretario general Ricardo Pérez, rechazó que “la Dictadura de Nicolás Maduro” demostrara ayer su carácter antiobrero y coercitivo, cuando agredió una manifestación pacifica realizada por trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) en los alrededores de la empresa. A su juicio, el Gobierno Nacional expuso ante el mundo su condición fascista y de irrespeto a la Constitución Nacional que permite la protesta pacifica.

“¿Cómo no exigir reivindicaciones laborales de unos obreros que ven como sube todo debido a la inflación, que no consigue los productos en los anaqueles, que la vida es cada vez más cara y, sin embargo, sus sueldos permanecen congelados? ¿Cómo no protestar ante las condiciones de vida y trabajo de un obrero venezolano? No somos solo los obreros, es el ama de casa, el profesional, el técnico, el estudiante, y todos los venezolanos que no tenemos mayores perspectivas de futuro, que vivimos realmente en malas condiciones y con la única esperanza que nos queda para cambiar esta realidad que es un cambio político pronto y definitivo en el país”, dijo Pérez.

Destacó que varios heridos y detenidos es el saldo de una represión que no escatima en víctimas. “Yo no sé si los funcionarios de la Guardia Nacional tienen familia o no, porque le caen a plomo a quien sea. Supongo que ninguno tiene un padre obrero o un hermano estudiante”, recalcó.

Jóvenes también repudiaron los hechos

Carlos Javier Arencibia, secretario general de la Unión de Jóvenes Revolucionarios en los Altos Mirandinos se unió a la denuncia contra la represión de obreros en Sidor, y destacó que un país con trabajadores silenciados no puede avanzar.

“La clase obrera es la más revolucionaria por naturaleza, pero lamentablemente en Venezuela tenemos pocos al no haber producción y la ínfima cantidad que hay, 800mil, tratan de silenciarlos con gas, perdigones y hasta balas disparadas por los cuerpos represores de Maduro. Solo juntos trabajadores, estudiantes, gremios, amas de casa y todos los sectores podemos transformar este país, por eso la lucha no es de algunos, ni de cada quien por su lado, sino que es una sola”, concluyó.